Enfermedades del pelo

El pelo es una fanera de la piel. Salvo las plantas y las palmas todo el cuerpo presenta folículos pilosos. Se podría considerar patología del pelo no sólo a aquellos trastornos que impliquen una disfunción del pelo sino también a aquellos procesos que provoquen un cambio anatómico con repercusión meramente estética.

Las enfermedades del pelo son muy variadas: entre ella tenemos las Distrofias Capilares congenitas, la Alopecia Areata, los Efluvios telógenos o anágenos, los diversos tipos de Liquen, el Lupus, la Alopecia Fibrosante frontal, la Alopecia sifilíticaAlopecias farmacológicas, Alopecias carenciales, Hipotiroidea, Tiñas del Cuero cabelludo, Foliculitis decalvante, HirsutismosHipertricosis… Es necesario un profundo conocimiento de la Dermatología para poder diagnosticar y tratar los diferentes tipos de Alopecia, ya que a veces pueden formar parte de una enfermedad dermatológica generalizada o pueden ser un síntoma inicial de otro proceso.

En muchos casos el diagnostico se hace con la exploración Dermatología ayudada por dermatoscopia. En ocasiones debemos recurrir a pruebas complementarias como es una analítica sanguínea ( Hormonas, tiroides, Fe, Vit B12, Ac Folico), biopsia de piel, cultivo o tricograma.

Voy a hacer especial mención de la Alopecia Androgénica por ser motivo frecuente de consulta y de preocupación:

  • Alopecia AndrogénicaSe trata de la perdida de pelo progresiva debida a la acción de los andrógenos sobre el folículo piloso y generalmente está genéticamente determinada. Esta perdida de pelo puede ser lenta a lo largo de la vida y en este caso se considera un proceso fisiológico de envejecimiento, o puede ser intensa en cuyo caso hablamos de Alopecia Androgénica ( AGA). Este tipo de Alopecia pueden padecerla hombres y mujeres, aunque es mucho mas común en el varón ya que suele tener mas andrógenos. En el varón no suele haber una patología subyacente y sin embargo en la mujer hay que hacer estudio hormonal para valorar el nivel de andrógenos puesto que puede haber una alteración hormonal subyacente.En el caso de la AGA masculina no suele haber patología de base, aunque provoca un trastorno estético que en ocasiones altera la calidad de vida, sobre todo en los casos en que es muy prematura. El hecho de ser un proceso genéticamente determinado no quiere decir que no tenga solución, ya que a pesar de no disponer actualmente terapia genica, si que podemos modificar la respuesta biológica que codifican los genes. Podemos dar substancias que interfieren en la acción hormonal especifica sin alterar el resto de funciones hormonales. Los varones que padecen AGA suelen tener mayor actividad de un enzima conversor que trasforma la testosterona en Dihidrotestosterona en el folículo y es esta ultima la que provoca la lenta y progresiva miniaturización del folículo. Esta enzima conversora el la 5 alpha reductasa. Existe un fármaco que es el Finasteride que inactiva esta enzima por lo que la testosterona no se transforma a nivel folicular en Dihidrotestosterona, si bien la testosterona sigue activa a otros niveles evitando por tanto efectos feminizantes. Este enzima se encuentra solo en el folículo y en próstata. ElFinasteride no daña la próstata, se usa para tratamiento de la hipertrofia de próstata pero a dosis mayores que para la alopecia, concretamente 5 mg, que es cinco veces superior a la dosis habitualmente usada para el pelo en el caso de los varones.

    Los efectos secundarios son poco frecuentes y por lo general reversibles. Los mas comunes, aunque infrecuentes, son la disminución de la libido y el aumento mamario. En caso de que esto suceda hay que suspender el fármaco.

    El uso de Finasteride sólo está aprobado en ficha técnica para varones, aunque existen estudios que avalan su eficacia en mujeres, fundamentalmente a partir de la menopausia, si bien la dosis recomendada es de 5 mg al día ( en varones es de 1 mg al día).

    En lo que respecta a los tratamientos tópicos de la AGA, el único que actualmente ha demostrado eficacia es el Minoxidil. Existen muchas otras lociones aunque de eficacia dudosa. El Minoxidil es un fármaco vasodilatador aunque su mecanismo de acción en la AGA es desconocido. Se usa en diferentes tipos de alopecia y en el caso de la AGA como coadyuvante al Finasteride en casos avanzados o como tratamiento único en casos incipientes.

    Estos tratamientos tienen una eficacia a largo plazo. El paciente deberá seguirlos durante años ya que la AGA es un proceso de larga evolución. La finalidad del tratamiento es evitar la atrofia progresiva del pelo a lo largo de los años. El tratamiento no interfiere en los ciclos de renovación del pelo. Por ello hay que hacerle comprender al paciente que a temporadas se le caerá el pelo siguiendo los ciclos capilares, pues el tratamiento no evita las renovaciones capilares fisiológicas sino la atrofia progresiva a lo largo de los años.

    En este tipo de alopecia no influye el estrés, ni los lavados frecuentes, los tintes, ni la alimentación, ni llevar gorra o casco, ni tampoco influye en la evolución el tipo de champú, ni la toma de vitaminas, ni el uso de mascarillas, lociones capilares, cortar o no el pelo a menudo…

    Actualmente está de moda el tratamiento con Plasma Rico en plaquetas, aunque personalmente no he visto mejorías significativas, por lo que de momento no lo indico.

    En casos muy avanzados está la opción quirúrgica con injertos capilares del propio paciente. Es recomendable que este tipo de procedimiento lo realice un profesional altamente cualificado y con experiencia ( Dermatólogo quirúrgico, Cirujano Plástico).

    Hay que desconfiar de la gran oferta de tratamientos que se ofrecen en centros capilares, centros estéticos etc… con Rayos láser, Infrarrojos, LEDS, de escasa eficacia demostrada, y asimismo desconfiar de términos como “Experto capilar”, ya que el único titulo oficial reconocido que avala el conocimiento de la patología del pelo es el de dermatólogo, y en concreto dentro de la Dermatología la subespecialidad de Tricología.

Para más información, contacta con nuestra clínica.