Complicaciones de los láseres de depilación

Las complicaciones más habituales son:

  • Quemaduras de primer grado y en ocasiones de segundo grado.

Se traduce en costras, eritema, vesículas, alteraciones en la pigmentación (hiper o Hipopigmentación) y cicatrices. A fin de evitar al máximo estas complicaciones, los Láseres de categoría 3B deberán ser realizados o supervisados (todos los tratamientos) por personal médico cualificado, supuesto legal que deja un vacío . Muchos centros de depilación cuentan con la presencia testimonial de un médico si bien no está presente en el centro, con lo que sólo se cumple la normativa a efectos teóricos y burocráticos.

A menudo la falta de cualificación del personal provoca en primer lugar un mayor riesgo de efectos indeseables por falta de conocimientos tanto de la física del láser como de la biología del tejido vivo sobre el que actúa, así como una carencia de actuación eficiente en el caso de que se produzca algún efecto secundario. Un tratamiento rápido y eficaz ante la aparición de un efecto adverso minimiza en gran medida las secuelas a medio plazo de los Láseres.

A pesar de la aparente simplicidad de manejo de los equipos el conocimiento de la física y la biología de la piel, la interacción de ambos, los mecanismos de destrucción de la estructura diana y las consecuencias son de gran complejidad. En la practica diaria los Dermatólogos nos encontramos a menudo con problemas que debemos solucionar derivados de una mala praxis y escaso conocimiento del tema. En otras ocasiones algunos centros para evitar efectos indeseables utilizan energías bajas y máquinas de escasa potencia con lo que consiguen bajo rendimiento y mayor numero de sesiones o simplemente no logran eliminar definitivamente la mayor parte del vello. Con la firma del Documento de consentimiento informado se cubren de cualquier eventualidad que pueda ocurrir sea esta derivada o no de una praxis incorrecta y un desconocimiento de la materia.

Es imprescindible evitar el bronceado por lo que no se podrá realizar ningún tratamiento en zonas expuestas al sol en época de verano incluido el mes de Septiembre aunque aparentemente el bronceado sea mínimo y el paciente afirme que no ha tomado sol, salvo circunstancias muy concretas. El bronceado tras la exposición solar aunque sea escasa y con protección solar aumenta el riesgo de quemadura muy por encima del bronceado genético. Es decir, una piel ligeramente bronceada tiene más riesgo de sufrir quemadura que una piel morena por raza ya que la melanina en el caso del bronceado adquirido está más superficial. Para evitar la quemadura se pueden bajar los parámetros de energía del Láser con lo que lo único que se consigue es hacer sesiones de más, innecesarias, pues con bajas energías y melanina superficial no se consiguen resultados.

  • “Efecto paradójico”

Que consiste en la presencia de vello, que antes no existía, en las zonas próximas a las que se efectuó depilación con láser. Esto se resolverá haciendo más sesiones y valorando bien los parámetros utilizados, aumentando la energía. No se conoce bien a que se debe este efecto, aunque la teoría más aceptada es que se debe a calentamiento de areas colindantes al area de tratamiento que no provocan destrucción folicular sino escitan al foliculo provocando su crecimiento, aunque esto está por demostrar.

  • Lesiones en la retina si no se toman las medidas preventivas.

Para cada longitud de onda de los diferentes Láseres se utitizan diferentes tipos de cristal.

Para más información, contacta con nuestra clínica.